Publicado el Deja un comentario

Santuario della Consolata

La historia cuenta que un icono que representa a la Virgen durante las diversas alteraciones de la iglesia se perdió. Un ciego, que venía de Briançon, llegó en peregrinación, afirmando que había recibido por primera vez en un sueño, y luego en una aparición milagrosa cerca de Pozzo Strada, al oeste de Turín, la Virgen. Este último habría dado indicaciones precisas sobre la recuperación de la imagen sagrada, en el sótano de la antigua iglesia de Sant’Andrea. Después de cierta insistencia con las autoridades del obispo, el ícono fue encontrado el 20 de junio de 1104, mientras que el ciego recuperó la vista. Después de este evento milagroso, la iglesia fue restaurada y elevada al rango de basílica.

La gran devoción que une a la ciudad con este santuario se origina en esta imagen, de la cual todavía se conserva una copia póstuma dentro de la actual cripta del santuario.

Miremos esta imagen de la Virgen con el Niño, ella puede enseñarnos mucho sobre la devoción a María.

Sabemos que es de origen oriental. Aunque es un lienzo, vemos las características del icono, la expresión artística típica de los pueblos del este. Para nosotros, occidentales del siglo XXI, la presentación de esta Virgen con el Niño necesita una explicación. Aquellos de nosotros, de hecho, cuando ven la imagen de la Consolata por primera vez, no quedan perplejos por este estilo de retratar a María y a Jesús.

Las caras son más llamativas. Estamos acostumbrados a contemplar a María y a Jesús en la belleza de sus rasgos externos. Aquí no es así … aquí, para ganarlo, es la belleza interior. El rostro de María tiene un velo de tristeza bajo el cual hay esperanza. Inclina levemente la cabeza hacia su Hijo, como para presentarle nuestras dificultades. La mano derecha en el pecho parece decirnos que ha hecho suyos todos los sufrimientos, los dolores, las preocupaciones de sus hijos que recurren a ti. Y él presenta estos sus hijos a su Hijo. Jesús, por otro lado, hace alarde de una cara “senil”. Era el camino de los orientales para decir que en Jesús habita la sabiduría.

Jesús, todavía, se nos aparece sentado en el brazo izquierdo de su madre, y mira hacia nosotros. María, a su vez, no mira directamente al Hijo, sino que lo presenta al mundo. Él lo guarda, pero no para ti. El único vínculo que une a Madre e Hijo es la mano izquierda de Jesús, que simplemente descansa en la de la Madre. Con la mano derecha bendice el mundo de la manera oriental: dos dedos extendidos y tres doblados; las dos naturalezas de Cristo, las tres Personas divinas.

Fiel a la inspiración del arte “icónico”, esta pintura también respeta sus colores. El oscuro manto de María, de un azul intenso, expresa la gloria de ti en el cielo: un manto de gloria que envuelve todo el cuerpo hasta sublimar y eclissarlo mientras que con su borde dorado expresa la participación de la Virgen a la gloria de Dios. El rojo indica la realeza: María Reina en el Cielo, el manto rojo puro de Jesús significa que posee la realeza por naturaleza. Las tres estrellas en el manto de la Virgen (una está oculta por el Niño), expresan su triple virginidad: antes de la concepción, durante la concepción y después del nacimiento de Jesús. María lleva un anillo en el dedo. En el Antiguo Testamento significaba autoridad y poder.

La iglesia

El pórtico del portal lleva la inscripción América Consolatrix afflictorum, o “consuelo de los afligidos” y el nombre real de la iglesia es de hecho el santuario de Nuestra Señora de la Consolación. Sin embargo, siempre se ha conocido como “Consolata”, en lugar de la “Consolatrice” más correcta: casi como si fuera María y no tú el consolador.
historia
Primeros orígenes cristianos (siglo V)

El santuario de la Consolata tiene una historia antigua. Como se puede ver claramente desde el lado cercano a la calle del mismo nombre, la basílica se encuentra en los restos de una de las torres de las esquinas de las antiguas murallas de la ciudad de Augusta Taurinorum. Aquí, en el quinto obispo del siglo Máximo erigido, probablemente los restos de un templo pagano anterior, una pequeña iglesia dedicada a San Andrés con una capilla dedicada a la Virgen, en el que se colocó una imagen de la Virgen.
La transformación en la abadía (siglo XI)

Poco después del año mil, la iglesia era la sede de los monjes Novalicensi, veteranos de la expulsión del Valle de Susa por los sarracenos. Ellos fueron los responsables de la primera expansión que vio la construcción de una nueva iglesia románica construida en tres naves, con un claustro en el lado sur y el campanario, el único testimonio que se alcance hoy en día, que ahora se compara con divergido cuerpo barroco del edificio actual; esta imponente campanario erigida por orden del abad de Breme Gezone por el arquitecto monaco Bruningo, tal como se relata en el Chronicon Novalicense entre 980ed 1014, por lo tanto, es” … el monumento arquitectónico más antiguo que puede reclamar Turín después de restos de edificios romanos» . La tradición dice que el rey Arduino contribuyó en su primera ampliación en 1014,

Publicado el Deja un comentario

Los 23 días de la ciudad de Alba

La conquista de Alba de las formaciones autónomas de las Langhe fue la culminación de meses y meses de lucha en las colinas, que habían reducido la guarnición fascista delgada, casi confinada dentro de la ciudad.

Las tropas fascistas hecho abandonaron la ciudad de una manera ordenada y acordaron el 10 de octubre, gracias a la intervención de Alba Curia acosados ​​por partidarios que se disponían a entrar triunfalmente por las calles, a continuación, recibidos por la gente que anima y el sonido de las campanas de todas las iglesias de la ciudad

La ocupación militar de la ciudad molestó a las altas autoridades fascistas, desde Turín hasta Saló, que inmediatamente pensaron en cómo volver a la posesión porque la zona libre representaba una “mancha” de su prestigio.

Por esta razón, la reconquista de Alba no participaron tropas alemanas pero sólo italiana, en particular, unidades anti-partidistas de RAU (departamentos oficiales en negrilla), formaciones de la GNR y la brigada de negro, un pelotón de caballería y algunos departamentos de la X-mas (Bgt Wolf y 1 ^ y 2 ^ cp. Btg. Fulmine). [2]

Los partidarios, que dieron a luz a un gobierno civil, manteniendo el orden y el comercio, controlados sobre todo los bancos del norte Tanaro río y la entrada a la ciudad desde el eje sur, mientras que todo el lado oeste se cree que es razonablemente seguro para la presencia de río en inundación y especialmente después de la mina que, según se pensaba, había colapsado el puente sobre el río en Pollenzo, a pocos kilómetros de distancia. Los puentes (cuerdas), sin embargo, fue destruida sólo en parte, y estaba bajo el control del capitán de las SS Wesser (estacionado en el castillo del recinto real de Pollenzo) y luego fue reparado sin su conocimiento.

En la noche del 2 de noviembre fue atravesado por las tropas fascistas, que llegaron a la ciudad desde el sur y bordeaban al este, las colinas, mientras que otro grupo cruzó el río por un puente de pontones y penetró desde el oeste. La alarma fue dada por la mañana por un hombre que logró escapar de la vanguardia fascista que había disparado muertos sus tres compañeros en la localidad Toetto mientras que abriga de la lluvia pesada bajo el techo de una iglesia (Fenoglio escribe que estaban jugando tarjetas).

Los partidarios esperaban Avant fascista centrándose en la línea sur de Cascina San Cassiano, donde había unas trincheras, pero pronto se dieron cuenta de que el enemigo les estaba flanqueando desde el este, ya que comenzaron a disparar, y se detuvieron, uno tras otro, el artillero que habían publicado en algunas posiciones dominantes (villa Monsordo, castelgherlone) a la izquierda.

Atrapados superaban en número y con graves dificultades logísticas (principalmente debido a las condiciones meteorológicas adversas) los partidarios se retiraron en las alturas (loc. Miroglio villa) y luego se deslizan de nuevo en Langa. Los fascistas, habiendo penetrado en Alba sin el saludo de la población, “fueron las campanas en persona” (B. Fenoglio, “Los veintitrés días de la ciudad de Alba”).

Publicado el Deja un comentario

Palazzo Madama

Situado en el corazón de Turín, en lo que debe ser el castrum o barrio romano, el complejo se encuentra en lo que, en el momento de la antigua colonia romana de Julia Augusta Taurinorum, que se llamó la Porta Praetoria (por otros historiadores era bastante Puerta Decumana ), desde donde se ingresó el Decumano Máximo ingresando a la parte oriental.

Aquí, de hecho, tuvimos acceso a la ciudad desde el lado del Po, que fue, debido a su posición estratégica, defendido con cuidado; después de la caída del Imperio Romano de Occidente, la puerta se transformó en una fortaleza, actuar a la defensa de la ciudad, dada la evidente importancia de este medio de comunicación, incluso si se conserva la función original con la apertura del pasaje de ‘ antigua muralla romana.

El Museo Cívico de Arte Antiguo se encuentra en el edificio. Es una combinación de dos mil años de Turín Historia, desde la antigua puerta oriental de la colonia romana de Julia Augusta Taurinorum en casa fortificada defensiva, luego al castillo en sí, símbolo del poder Savoy hasta por lo menos el siglo XVI, cuando se prefiere el ” Palazzo Reale actual, como la sede del duque de Saboya.

La parte occidental del primer complejo medieval, se llamaba entonces el Senado, ya que fue habitada por primera vez por la señora Cristina de Francia, llamado el primer Madama Real, en el período 1620-1663circa, a continuación, por Marie Jeanne de Saboya, conocida como la segunda Madama Reale, en el período 1666-1724. Fue por este último que la fachada actual fue diseñada, en 1716-1718, por el arquitecto de la corte Filippo Juvarra.